Día 5: De como las dietas no tienen que ser asociales

Las dietas no son asociales:

Aunque esto que os digo no es del todo cierto, ya que depende mucho del tipo de dieta que hagas, por ejemplo las cetónicas son dietas muy asociales. Por suerte la dieta que yo he elegido me permite salir a cenar por ahí, cierto es que no puedo cenar cualquier cosa y en mis situación es algo difícil poder elegir comida, pero con un poco de criterio y fuerza de voluntad, eso en una dieta es algo que tiene que ser tu pan de cada día, tucutunpish, se puede hacer, solo hace falta que sea de primero algo de verdura y de segundo algo a la plancha por ejemplo.  Y bueno si os pasáis un poco siempre podéis compensar al día siguiente, aunque yo prefiero no pasar ni un poco, es como caer en el lado oscuro de la fuerza, basta con lo roces para volverte un sith.

El menú de hoy:

Desayuno: Pan normal con margarina y colacao.
Media mañana: Pera
Comida: Menestra de verdura y morcillo guisado.
Merienda: Colacao, se que tendría que haber comido algo pero no tenía fruta y no tenía mucha hambre.
Cena: Ensalada y arroz



Como ya os he comentado, puedo hacer vida social dentro de lo que cabe y mi cupo de arroz/pasta de esta semana ha llegado a su fin. Las fotos no son mías pero cuando estas en buena compañía de charla se te pasa todo.

Como dije el primer día, aquí os voy a poner como me siento sin ocultar nada.

A veces en mi interior pienso "porque no todos se apiadan de mi y comen cosas que yo pueda comer, así estaríamos en igualdad de condiciones" muchas veces creo que me jode que la gente coma cosas que yo no puedo delante de mi, pero respiro hondo, recapacito, que soy yo el que se ha buscado esta situación y hago lo que hago porque quiero hacerlo y no puedo pretender que la gente deje de comer lo que quiera comer solamente porque yo no puedo. No quiero que penséis amigos míos que por eso os odio y que conmigo no podéis salir a cenar porque me vaya a sentar mal, es más me gusta salir con vosotros y comer mis cosas y que vosotros comáis las que queráis, cuando supero ese momento de sucumbir y decir, bueno si me dejan probar le doy solo un bocado y acto seguido la parte racional de mi cerebro manda sobre el estómago y dice NO ni un bocado no puedes, me siento orgulloso. En definitiva y resumiendo, me gusta salir con los amigos a cenar porque son retos para mi, para seguir adelante para motivarme y saber que la fuerza de voluntad es más fuerte de lo que yo creo. Espero no ofender a nadie con el anterior comentario.




6 comentarios:

Leonor Malia Bernal

15 de septiembre de 2012, 11:39
Permalink this comment

1

dijo...

Por mi experiencia así te vas a sentir hasta que te acostumbras a tu situación y llegará el momento que te guste el solo comer verdura, carne a la plancha y nada de porquerias, etc, de veras que te digo que esto está solo en tu mente y en tu educación de hábitos, cuando la corrigas y te acostumbres vas a pensar de todo el que está comiendo cosas que antes te daba coraje que las comieras delante tuya " ala, mira es@ comiendo esa comida que es insalubre y solo te da gordura y el sabor no es tan gratificante, debería aprender a comer mejor" y entonces cuando ese momento llegue, habrás llegado a tu meta, el controlar tu voluntad y aprender que realmente es bueno para tu cuerpo, animoo!! vas por muy buen camino! dentro de poco verás buenos resultados, muchos abrazos y animo!!!

Ana Guerrero

15 de septiembre de 2012, 12:01
Permalink this comment

1

dijo...

Bueno cariño si yo consigo no sucumbir tú puedes, es por todos conocido mi poca fuerza de voluntad cuando me pongo a dieta... (aunque esta vez estoy orgullosa de mi misma!), además ayer cenamos la mar de bien, así que los demás pueden comer lo que quieran, que ya los mirarás y dirás "se te va a ir directo al culo/barriga/cartucheras" jajajaja
Que la fuerza sea contigo y tu voluntad no sucumba querido maestro!

Tillocai

15 de septiembre de 2012, 12:15
Permalink this comment

1

dijo...

Es algo que no puedo evitar pensar, pero creo que es mi cuerpo intentando engañarme para que caiga en comer cosas que no debo. Me siento como el típico tío al que se le presentan el diablo y el ángel en cada hombro y le van diciendo cosas distintas.

Tillocai

15 de septiembre de 2012, 12:18
Permalink this comment

1

dijo...

Ya te he dicho un millón de veces que junto a tí, me siento capaz de hacer cualquier cosa ^o^

Jc

15 de septiembre de 2012, 13:47
Permalink this comment

1

dijo...

Es natural cuando uno restringe las comidas querer que cada uno de los que nos rodea haga lo mismo, pero no es mas que un acto de autodefensa, pero si lo pensamos bien es mejor que sea así, al tener delante suculentas comidas entrenamos nuestra fuerza de voluntad y subimos nuestro nivel de fuerza mental, todo esta en la cabeza :)

Tillocai

15 de septiembre de 2012, 15:12
Permalink this comment

1

dijo...

Yo no lo podría haber dicho mejor.

Publicar un comentario